Reto 1, Una mujer significativa en mi vida (mi mamá)

HOLA MUNDO, HOLA COMPAÑEROS DE #EducaIguales

Que tal compañeras y compañeros. mi nombre Ignacio Palma Avila,  el mayor de 7 hermanos (4 mujeres y los 3 hermanos) formados por una gran mujer mi mamá la Sra. María Cristina Avila Flores.

Su vida desde que nació ha tenido infinidad de obstáculos pues quedó huérfana a los 2 años, mi “abuelo” (lo conocí y vi sólo una vez cuando tenía 12 años diciéndome “soy tu abuelito” ¿?) la abandonó dejándola al cuidado de una tía, evidentemente fue reconocida como “la niña” que ayudaba a los quehaceres de la casa.

La vida (si es que se puede llamar “vida”) que tuvo con mi padre no fue lo que toda mujer anhela, sin embargo es aquí donde quisiera comentar 3 detalles por lo cual estoy muy orgullosa de ella y agradecido con Dios pues a sus 80 años aún disfrutamos de su presencia y consejos.

Detalles que quisiera que conocieras.

Con una escasa preparación a nivel primaria ella nos apoyó en nuestros estudios de nivel primaria, recuerdo mucho la “cuchara vengadora” que nos acompañaba en la mesa a los 3 mayores,  pues de repente teníamos la ocurrencia de no querer hacer la tarea “un cucharazo donde cayera fue la solución” vaya que es divertido y emotivo recordarlo.

Ahora sí los 3 detalles que me  que me gustaría que conocieran y me ayudaron en mi formación:

  1. Como primer detalle fue la maduración y responsabilidad que me enseñó a temprana edad (12 años) pues ella tenía que salir a trabajar delegando en mi:
    • Cuidar a mis hermanos menores.
    • Administrar el  gasto familiar para las comidas que se tenía que preparar.
    • Repartir los alimentos en partes iguales.
    • No  abusar del poder que nos da el ser el mayor, mucho menos pasarse de listo con las mujeres. Ya se imaginarán que me pasaba cuando les pegaba a mis hermanos por no obedecer.  
  2. Tener una casa limpia y armoniosa, este es uno de los detalles que más recuerdo pues mi mamá pues a posar de nuestras carencias la limpieza en la casa y cortinas fue algo que me marcó. Será que por eso que una vez que me casé no tuve ni tengo dificultad para colaborar en los quehaceres domésticos, donde los derechos y obligaciones son iguales para mi esposa e hija.
  3. Ser educados, respetuosos de lo ajeno e independientes, como comenté al principio somos 7 hermanos (todos ahora mayores a los 40 años), que hemos logrado construir un patrimonio honrado y bien ganado, esa es una de las satisfacciones de nuestra mamá, ya que siempre que tiene oportunidad lo comenta con sus amistades, y no sé cómo sea en otras latitudes pero el común de las familias mexicanas los hijos y nietos se quedan a vivir en la casa de los padres, lo cual en la mayoría de los casos complica las relaciones familiares.

sus actividades favoritas

  • Algo que le gusta es escuchar o ver los programas católicos acompañada de su perrita “cokie”
  • Ahora con las nuevas tecnologías mis sobrinas le vienen enseñando a usar el Whats  y el Facebook lo cual me complace pues nos sigue compartiendo en la virtualidad sus vivencias.

Un recuerdo memorable

Ha sido difícil la selección pues son tantos, sin embargo el ganador se los lleva:

¿Me enseñas  a bailar?

Foto familiar a las afueras de la Iglesia San Felipe de Jesús (México, CDMX,Iztacalco) previo a una de sus fiesta de cumpleaños

 

 

Haciendo gala a mis aprendizajes de “Nacho el bailador”

 

 

 

 

 

Estaba en mi adolescencia y comenzaba el noviazgo con la que hoy es mi esposa (1981), como no sabía bailar y asistir a una reunión para quedarme sentado o ver bailar a mi novia con otros me llevó a pedir ayuda.

Así que un día le dije: ¿mamá me enseñas a bailar?, Sí, ¿qué quieres aprender?, ¡lo que sea!, ella puso una canción de la Sonora Santanera y me comenzó a marcar los pasos y darme indicaciones:

  • Levanta la cara.
  • Trata de sentir el ritmo.
  • Las manos firmes.
  • No aprietes que no son jitomates….

Poco a poco fui aprendiendo y disfrutando esos momentos de placer que nos da el bailar con la persona amada, donde otros ritmos nos llevan a conocernos más.

Compañeras y compañeros, es y será un gusto compartir y aprender con ustedes en el Curso de #EducaIguales, donde no cabrá ninguna desigualdad, por el contrario mujer-hombre somos complemento de este mundo tan maravilloso que Dios creó para nosotros.

“¡Que se diviertan aprendiendo!”

Nacho Palma Avila.